Samso asiste a la IV Cumbre de Autoconsumo organizada por UNEF Unión Española Fotovoltaica

La semana pasada tuvimos la suerte de poder participar en la IV Cumbre de Autoconsumo organizada por UNEF Unión Española Fotovoltaica.
En la mesa sobre acceso a red nuestro socio Joan Herrera pudo compartir que el reto de los próximos años está en el autoconsumo colectivo.
Una vez se ha desarrollado, y muy bien, el autoconsumo individual e industrial, el reto principal está en casar autoconsumo de logística, industria y doméstico. El objetivo del PNIEC de 19 GWp de autoconsumo sólo se alcanzará, ya no si multiplicamos ayudas, sino si alineamos el marco normativo a favor de un modelo más distribuido y participado. Esto es en lo que estamos acompañando desde SAMSO EDS.

Para ello necesitamos en acceso y conexión trazabilidad y visibilidad. O dicho de otra manera, capacidad, agilidad y gestión. El RD 1183/2020 es el cauce, pero necesitamos que en cuando se produce la negativa en acceso y conexión haya criterios transparentes. Y que a posteriori las distribuidoras estén obligadas a hacer las inversiones para que esta negativa no se mantenga, así como que puedan repercutirse dichas inversiones de una manera ágil. A su vez, el reto está en abrir la puerta a la capacidad flexible, algo que permitiría la evacuación en función de la capacidad de cada momento.

En segundo lugar, señalamos como elemento imprescindible, ya en la gestión del Autoconsumo Colectivo (AC) el Gestor del Autoconsumo Colectivo. Dicha figura es fundamental para la gestión con todos los interlocutores, y si bien es una buena noticia que avancemos con la guía de IDAE sobre dicha figura, muchos y muchas entendemos que es necesaria su incorporación al marco normativo. Así lo ha hecho Portugal. Y al tratarse de un sector regulado, es imprescindible, para que nadie se haga el despistado, que dicha figura esté recogida como actor del sector.

En tercer lugar, para que haya un sistema que prime de forma efectiva las buenas prácticas, es fundamental un sistema de retribución a las distribuidoras que incorpore un nuevo criterio, el de autoconsumos colectivos legalizados, parametrizando los tiempos de legalización y el porcentaje de autoconsumos legalizados.

Hoy, la praxis entre distintas distribuidoras es muy diferente. Según datos de CNMC, existen pequeñas y medianas distribuidoras que alcanzan hasta un 4% de legalizaciones de Autoconsumos Colectivos respecto a los CUPS que suministran. Por el contrario, los datos de grandes actores oscilan entre un 0,0649% o el 0,00411% e incluso cifras inferiores respecto al número de suministros. Si queremos que la gente que vivimos en viviendas plurifamiliares, el único camino es hacer que dichas cifras escalen.

Con toda la complejidad, hay diferentes maneras de hacer y operar. Y deben existir mecanismos de retribución, con un sistema “bonus malus” que incentive que las distribuidoras, el actor principal para que el autoconsumo colectivo arranque, se implique decididamente en un mejor funcionamiento del mismo.

Facebook
Twitter
LinkedIn